El día que conocí a Jessica Chastain

Quien me conoce sabrá de mí un par de datos: que tengo mucha suerte en los sorteos y que me encantan las pelirrojas. Si ambos factores se unen, pocos resultados mejores pueden dar que conocer en persona a Jessica Chastain.

Iker Huarte y Jessica Chastain.

Ver, tocar, hablar y abrazar a una de las mejores actrices del mundo ha sido una experiencia increíble. No exagero si digo que, desde dos días antes, cuando eCartelera me dijo que había ganado el sorteo para conocer a Jessica Chastain, empecé a ponerme nervioso. El tema es que, si me hubieran preguntado a qué celebrity de Hollywood me gustaría conocer en persona, la Chastain habría sido mi tercera opción, probablemente, así que era un encuentro difícilmente mejorable. Desbancar a Christian Bale y Emma Stone no es fácil. Aunque ahora está cerca de conseguirlo.

Fuimos citados en el Hotel URSO, donde tuvimos que esperar cerca de una hora. Lo bueno se hace esperar, no hay duda. Y hablo en plural porque me dieron la oportunidad de ir con un acompañante. Dado que Carlos, fiel miembro de la secta del #pelirrojismo, no vive en Madrid, decidí llevarme a Teresa, que fue la que mostró su envidia de forma más expresiva cuando se enteró de que me había tocado el premio.

Cuando ya habíamos conseguido calmar nuestros nervios, Teresa vio detrás de mí cómo unas esculturales piernas bajaban por unas escaleras, seguidas de un ceñido vestido verde y una espectacular melena pelirroja. Y ya nos quedamos obnubilados durante los siguientes minutos. Las organizadoras metieron a Jessica en una sala, donde se hizo algunas fotos con el cartel de El Caso Sloane, la película que había venido a estrenar en España, y después nos llamaron a los dos para presentárnosla.

“Este es Iker, ganador de uno de los concursos para conocerte” (*). Y Jessica Chastain tendiéndome la mano mientras me dice “Oh, ¡encantada de conocerte!”. A esas alturas, yo ya no sabía si seguía vivo o estaba ya en el Cielo. Solté lo primero que se me vino a la cabeza: “Soy periodista y creo que llevas todo el día concediendo entrevistas a colegas de profesión, así que te agradezco el esfuerzo, porque supongo que ya estarás bastante cansada”. Tenía que soltar cuñita de mi profesión, de que soy navarro o de que soy Batman y la primera era la más sencilla. Ella, siempre con una sonrisa en la boca, me dijo que no, que no estaba nada cansada y me puso la mano para que le chocara los cinco. ¿Y sabéis esas veces que vas a chocar la mano con un colega y no acertáis? Pues pasó. Hice un high-five FAIL con Jessica Chastain. A tope. Suerte que lo intentamos de nuevo y ahí sí.

(*) Todas las conversaciones fueron en inglés, claro.

Después, la organizadora presentó a Teresa, quien, además de estrecharle la mano, pidió a ver si le podía dar un abrazo. Y Jessica pronunció el “¡Por supuesto!” más sincero y dulce que he escuchado en mi vida. Después, debió de ver mi cara rollo “yo también quiero” y me preguntó si yo quería uno también. Me faltaron microsegundos para lanzarme a sus brazos.

Iker Huarte y Jessica Chastain

Teresa, cómo no, alabó su pelo, a lo que ella respondió que lo odiaba cuando era pequeña, que quería ser normal, como el resto de chicas, pero que ahora lo adoraba. Todo esto mientras se revolvía el cabello y yo miraba extasiado al estar frente a la diosa del #pelirrojismo. Pero no solo aceptó el cumplido, sino que también lanzó elogios al peinado de la Feria que traía la amiga Beitia.

El fotógrafo nos hizo fotos todo el rato, como se ve en la galería del final del post, pero también hubo momento photocall frente al cartel de la película. Al ver que las fotos eran de los tres juntos, pero que solo yo estaba al lado de la doble nominada al Óscar, sentí pena por Teresa (salir a mi lado también es un honor, pero reconozco que no es lo mismo) y pregunté si podíamos tener fotos individuales, a lo que Jessica accedió al momento. En serio, o es la mujer más encantadora del mundo o es una actriz del patín, porque esa sencillez y naturalidad no parecían nada falsas.

Tras la sesión fotográfica, nos despedimos. Con mucha pena, pero tampoco teníamos derecho a pedir más. El encuentro, que por todo lo que he escrito y por lo que nos hizo sentir, parece que duró horas, pero fueron escasos cinco minutos. El apretón de manos final, las últimas miradas y doña Jessica Chastain ya era nuestra nueva mejor amiga. 

Luego, entre cañas, pensamos las miles de cosas que le podíamos haber dicho o hecho de otra manera, como, por ejemplo, haberle regalado un pañuelico de San Fermín. Yo me quedé con la espinita de no haberle preguntado si es cierto que sus bisabuelos eran vascos. Era el momento perfecto para enroscarme la boina y hacerle ver que éramos prácticamente vecinos…

Gracias a eCartelera, por haber organizado el sorteo, y a eOne Films (en especial, a Carmen, que fue quien contactó conmigo y estuvo siempre a mi disposición), la distribuidora que trajo a la actriz a España. Lástima no poder revivir esos minutos una y otra vez, al estilo día de la marmota en Atrapado en el tiempo.

Y gracias, sobre todo, a Jessica Chastain. Dudo que lea este post, pero bueno, lanzar agradecimientos al aire está de moda en el entorno 2.0. Qué mujer tan guapa, encantadora, atractiva y talentosa. Sabe Dios que, siempre que pueda, voy a meter la cuñita de que la conozco. No por postureo, sino por orgullo. Voy a empezar a jubilar la historia del crucero que gané en un sorteo y a sustituirla por el día que conocí a mi nueva musa.

Anuncios

Un comentario en “El día que conocí a Jessica Chastain

  1. Pingback: “Miss Sloane” Meet & Greet in Madrid : Jessica Chastain Network

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s