Corrupción en Marbella

Pues va a ser verdad eso de que viene bien un poco de sur para no perder el norte, oye. Después de haber declarado de nuevo mi amor por Galicia, mis últimos días de vacaciones los he vivido pasando Despeñaperros. Si el año pasado, Pablo y yo visitamos a Juanchi en Alicante, esta vez los mismos protagonistas nos hemos visto las caras en Marbella.

20150823_233404(0)

Marbella es conocida por la farándula y por ser la tierra que gobernaron Jesús Gil y Julián Muñoz. Triste fama para una ciudad que merece mayor reconocimiento que ese. Eso sí, queda lejos de Pamplona. El viaje de ida se nos hizo más largo que la salida de Casillas del Madrid. También es verdad que, para no perder la costumbre y sin saber cómo, cogimos un trayecto más largo del debido. En esas casi 12 horas de viaje nos acompañó Gerardo, a quien dejamos en plena Feria de Málaga.

Pasada la madrugada del miércoles llegamos a nuestro destino, por lo que aparte de aparcar, ser recibidos por Juanchi y dormir, no nos dio para más. A partir de ahí, comenzaron unos días de gran actividad y descanso. Combinar día en la playa con Feria de Málaga suena bastante apetecible, así que estaba claro el plan del jueves. Como el “Tú me das cremita, yo te doy cremita no es suficiente, tuvimos el buen criterio de comprar una sombrilla para no acabar tan rojos como los guiris que llenaban la playa. Tras horas tirados al sol, pusimos rumbo a Málaga para catar algo de Feria. Hicimos una parada en Cabopino para convencer a Jaime de que se viniera, pero no lo conseguimos. Tampoco vimos a la hermana de Morata, por lo que la decepción fue doble. Por suerte, en Málaga nos esperaba Javi, que como buen anfitrión que es, nos abrió las puertas de su casa.

IMG-20150821-WA0005

La Feria es un lugar curioso. Mezcla casetas lolailas con otras rollo gozadera; en unas te clavan por cenar 50 euros, mientras que en otras te dan un litro de rebujito por 3 euros; puedes morir de calor en unas y congelarte con el aire acondicionado en otras. Me sentí un poco protagonista de Ocho Apellidos Vascos, lo reconozco. Por suerte, nos acompañaron Javi, Ana y Muri y fue un poco como sentirse en casa. Una vez dado todo, nos volvimos a Marbella. Aunque casi no lo logramos.

Lo de vivir a dos minutos andando de la playa es bastante clave. Tan es así que el viernes repetimos asistencia. E, incluso, echamos más horas en ella que el día anterior. A la sombrilla, sumamos la compra de unas palas. Éramos bastante penosos con ellas, pero el agua estaba tan fría (sí, no es coña) que necesitaba un aliciente para bañarme. Tras la segunda capa de moreno, saludamos a José y Lucía, a quienes ya conocíamos del año pasado en Alicante, que por dos días fueron compañeros en el piso patera de Juanchi. Esa noche conocimos a Lucía, a Eva, a Borja y a Joaquín. Y a Alberto, cuyo cumpleaños fue el motivo para reunir a tanta buena gente. También se vino Mariola, que aprovechó sus abundantes cuatro días de vacaciones anuales.

IMG-20150822-WA0001

Basada en nuestra experiencia de esa noche, os voy a dar un consejo muy importante: si vais al súper a comprar tónica, aseguraos bien de que lo que os lleváis es TÓNICA y no SODA. Al menos la marca Schweppes, si no estás atento, te puede fastidiar unas copas. True story. Pero bueno, nos chafó los gintonics, no la noche. Pasamos de Olivia Valere y Funky Buddha y nos codeamos con la jet set reunida en el puerto. Que famosetes sólo vimos a uno, Álvaro Muñoz Escassi, y yo no sabía ni quién era, pero y lo bien que lo pasamos, qué, eh. Bailamos hasta morir de calor, Miami nos lo confirmó.

El sábado, ya con Juanchi libre de trabajo, pasamos un nuevo día en la playa y descubrimos el concepto “beach club”. Después del rato que pasamos en el Nikki Beach ya puedo decir que he estado rodeado de ricachones y putas. Vaya desfase. Laporta y los pilotos de fórmula 1 no son los únicos que se tiran champán por encima. Y, desde luego, no de esos precios. La experiencia, lógicamente, nos salió gratis.

IMG_-e0dz27

El día bajo el sol nos dejó baldados, pero conseguimos llegar para ver el final de la primera etapa de la Vuelta a España. No sé ni quién ganó, pero los documentos gráficos fueron enviados a MAT, fiel aficionado al ciclismo. La noche nos dio para probar las tapas marbellís y conocer a Carmen. No aguantamos tanto como para repetir noche loca en el Le Sud, le dejamos todo el protagonismo a Escassi.

El domingo, apurando nuestras últimas horas de vacaciones, hicimos plan de forrados adaptado al proletariado. Vimos Puerto Banús, sus tiendas, sus cochazos, sus yates y sus precios desorbitados.

IMG-20150824-WA0014

Comimos en el Picasso, uno de los pocos restaurantes donde nuestra cartera no moriría desangrada. La atención y la comida fueron de sobresaliente. Por la tarde, fuimos a Sotogrande para ver un partido de polo. O sea, sabes. Allí, casualidades de la vida, nos encontramos con Pablo, Sandra y la pequeña Micaela. Pamplonicas por el mundo, eu.

Parece que fuimos un buen día para conocer dicho deporte. Adolfo Cambiaso (Picasso, según Lucía) no sólo está considerado el mejor jugador del mundo, sino también de la historia. El Messi del polo, vamos. Sin embargo, la atención de mis compañeros estaba más centrada en el mercadillo. Como podéis imaginar, las compras fueron abundantes y muy caras: cuerdas para las gafas de sol y rapiñar revistas gratuitas para el salón. Casi se arruinan. Aunque, pensándolo bien, para pagar 10 euros por un gintonic y que un crío le dé una patada… Ay, Juanchi, tanto desayuno y peaje gratis iban a tener consecuencias…

IMG-20150824-WA0008

Ni siquiera los buenos resultados futbolísticos de la primera jornada hicieron menos amarga la despedida. Como el año pasado, el 100 Montaditos fue el escenario para cenar con Juanchi por última vez. Tan agradecidos estamos por su acogida y atenciones, como contentos por ver que está bien rodeado en Marbella. Gente muy maja y encantadora hemos conocido estos días. Mil gracias a todos.

Y así, con una tranquila vuelta a Pamplona y un suculento bocadillo de salchichas en un bar de carretera, ha acabado mi verano. Ha sido difícilmente mejorable. Norte, sur, playa, fiestas, música, bodas, descanso, desconexión. Y amigos, claro. Colorín, colorado, estas vacaciones han acabado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s