I have a dream (I): Mendieta

Alguna que otra vez he hablado en el blog sobre los sueños tan raros que tengo habitualmente. Y más aún, en Twitter. Por eso, MAT me sugirió hace unas semanas que los relatara en el blog. Y, después de dejar pasar los días, hoy me animo a estrenar esta nueva sección: I have a dream, al más puro estilo Martin Luther King. Jeje.

Por desgracia, no me suelo acordar de todos los detalles de mis sueños y no todos los días habrá material, pero de vez en cuando relataré qué cruza por mi mente durante las noches. Si me conoces, no te extrañes si algún día te ves nombrado en un post. Escucharé cualquier interpretación que tengáis de mis paranoias.

En el sueño de hoy, volvía en coche a casa en el mismo trayecto que suelo hacer habitualmente. Nada destacable, más allá de que lucía el sol en Pamplona. Tras aparcar, camino hacia mi portal y veo que de mi edificio sale una cara conocida: Gaizka Mendieta. Me quedo pensando qué coño hace este exfutbolista en mi barrio y, acto seguido, voy y le pido una selfie.

—Hey, Gaizka, ¿podría hacerme una foto contigo?

—¡Claro, tío!

—Joder, lo único, no me queda batería en el móvil, ¿la puedes hacer tú y luego me la pasas?

—Venga, sin problema.

Nos hacemos la foto y, de repente, empieza a llegar más gente y se suma a la selfie. Acabamos haciendo una estilo la de los Óscar del año pasado. Pero sin tanto glamour.

Cuando le voy a dar mi número a Mendieta para que me mande la foto por whatsapp, veo que se sube a la parte de atrás de una furgoneta, donde tiene un ordenador conectado a unas máquinas que no logro identificar, y me suelta: “subo la foto a mis servidores y te doy la contraseña”. No entiendo nada y no sé en qué queda la cosa. Acabo mi conversación con él preguntándole qué hace saliendo de mi edificio. “Tío, la Irene, que tira mucho, ya sabes, jajaja”. Cara de póker. Pues no, Gaizka, no sé. Que yo sepa, no tengo ninguna vecina que se llame Irene.

Mendieta: el ayer y el hoy. El de mi sueño, era su versión calva pilladora.

Mendieta: el ayer y el hoy. El de mi sueño, era su versión calva pilladora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s