The Office

the-office-US

Responder a la pregunta “¿Cuál es tu serie favorita?” es prácticamente imposible. Y quien dice serie, dice película, libro o cualquier otro campo relativo al ocio que esté tan ligado a la subjetividad.

Centrándonos en el mundo seriéfilo, la división comedia/drama dificulta la misión de elevar una producción por encima del resto. Hasta ahora, cuando me veía obligado a contestar a la dichosa pregunta, acostumbraba a elevar a The Sopranos hasta lo más alto del Olimpo. Y seguramente lo seguiré haciendo, pues me parece una brutalidad de serie. Sin embargo, y aún no sé cómo, matizaré mi respuesta diciendo que The Office ha sido la que más me ha marcado.

Sin ninguna duda, The Office, en su versión americana, es la mejor comedia que he visto en mi vida. Y no sólo eso, sino que también tiene una carga emocional superlativa. Es la serie con la que más he reído y llorado. Pero de lejos. Y cuando digo reír, me refiero a carcajada limpia; y cuando digo llorar, hablo de no poder evitar que caigan las lagrimillas en varios momentos de la serie e incluso cuando ya hace días que la acabé. Única.

El irreverente Ricky Gervais creó una buena base con la versión británica original, pero su homónima americana es muchísimo mejor. Pocas caras conocidas, como Steve Carell, John Krasinski o Ed Helms, pero muchos rostros y nombres que ya jamás olvidaremos.

Quienes no la hayáis visto, pensaréis que exagero. No os culpo. Pero haced la prueba de ver varios capítulos y me contáis. Sí, son 9 temporadas y os puede parecer una eternidad, pero si engancháis con ella, se os pasarán volando. Si por algún casual, probáis y no os gusta, avisadme para que os retire la palabra, no sin antes mandar un sicario a vuestra casa para que os arranque los ojos, malditos insensibles.

Quienes habéis gozado tanto como yo viendo esta descomunal serie, sabéis de lo que hablo. Basta con ver cómo los actores de la serie reprimen su emoción repasando esos casi diez años de proyecto. Son una familia y nos hicieron parte de ella. Youtube está lleno de material sobre la serie: las despedidas, las tomas falsas, las audiciones… Una mina de oro.

Las primeras audiencias y los pocos premios no se corresponden con tanto talento. Michael, Dwight, Jim, Pam, Andy, Kevin, Creed, Oscar, Angela, Stanley, Phyllis… Demasiado grandes. Gracias por tanto.

[Spoilers a partir de aquí]

Hace ya varios días que acabé la serie, pero aún siento ese vacío existencial dentro de mí. Echo de menos las bromas de Jim, la dulzura de Pam, la antiheroicidad de Kevin, las intervenciones random de Creed, a Dwight en todo su esplendor, las miradas de Darryl a cámara, las canciones de Andy… Creo que sobrevivo tragándome vídeos y recopilaciones en Youtube.

Ya fue duro cuando Steve Carell dejó la serie al final de la séptima temporada, pero ahí sabíamos que The Office continuaba. Ahora ya sólo nos queda el recuerdo y los miles de gifs y memes que inundan la red.

Así como elegir una serie favorita es tarea harto complicada, escoger un personaje favorito o un momento concreto de las 9 temporadas son misiones igualmente difíciles. La serie no sería lo mismo si faltase alguno de los personajes. Cada vez que algún actor abandonaba el proyecto era una gran pérdida y cada fichaje de uno nuevo resultaba raro, pero sólo los primeros cinco minutos, después ya era uno más. Supongo que todos los chicos querríamos ser Jim y vosotras, Pam, pero una relación así no sería lo mismo sin estar rodeados por tanto genio.

Mención especial para todos aquellos, que no son pocos, que compaginaron su papel frente a las cámaras con el trabajo lejos de ellas, en guión, producción o dirección, como B.J. Novak (Ryan), Mindy Kaling (Kelly), Paul Lieberstein (Toby) o Michael Schur (Mose). Y cómo no para los numerosos cameos de grandes intérpretes que hubo durante los nueve años: Amy Adams, Idris Elba, Jim Carrey, Ricky Gervais, Will Ferrell, Bob Odenkirk

Múltiples también son esas curiosidades que uno descubre cuando acaba la serie, como que Carol, la mujer que vende pisos, es Nancy Carell, mujer de Steve en la vida real. O que el personaje de Toby no iba a ser habitual hasta que el dueño de la NBC lo vio y sugirió que lo fuera. O que el beso de Michael a Oscar fue totalmente improvisado por Steve Carell.

Como pequeñas espinitas, me dio pena no ver a Holly en la finale y que el papel de Michael en ella fuera tan reducido (“That’s what she said”!). Pero bueno, teniendo los ojos llenos de lágrimas, uno tampoco podía exigir mucho más.

Que la despedida a Michael sirva para decir hasta siempre, que no adiós, a todo ese gran equipo. Gracias por tanto, The Office.

Anuncios

Un comentario en “The Office

  1. Pingback: Parks and Recreation | Jungla de Cristal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s