Sanfermines desde el YO (IV)

Imágenes que sólo se ven en Sanfermines. Foto: Bar Gaucho.

Imágenes que sólo se ven en Sanfermines. Foto: Bar Gaucho.

Estoy mayor. Y mucho. Como en años anteriores, los eventos nocturnos han superado en número e intensidad a los diurnos, pero no he conseguido hacer un pleno de noches. Empecé los Sanfermines quedándome dormido. A ver, no es que llegara tarde al Txupinazo, esa cita es ineludible, sino que la siesta de ese día tuvo un final más tardío del esperado. El año que viene, recordadme que el 4 y 5 no salga, que si no, empiezo las fiestas medio muerto.

Como decía, el Txupinazo fue tan intenso, que llegué a casa baldado. La intención era dormir un par de horitas para celebrar el cumple de Bea esa noche, pero en vez de despertarme a las 20:00, lo hice a las 2:00. Claro que sí, campeón. A María le pasó lo mismo, así que no fui el único paquete. Obviamente, me di media vuelta y seguí sobando. La mañana del 6 fue un no parar. Vimos el lanzamiento del cohete desde la Plaza del Castillo. Primeras rociadas de vino y comienzo de las fiestas. Niko y Carina, alemanes que adoptamos estos días, empezaron a ver muy pronto de qué iba todo aquello. Después, la rutina habitual: refill de sangría, ver cómo los guiris se revientan la crisma desde la fuente de Navarrería, comer en la Taconera y, sobre todo, vacilar.

Como no salí el 6 por la noche, el 7 tuve la oportunidad de madrugar un poco e ir a la procesión. Tuve la oportunidad, pero no lo hice. Error. Vuelvo a repetir lo que vengo diciendo los últimos años: en los próximos Sanfermines, viviré algún acto diurno. En estas fiestas, antes de que cayera la noche, sólo viví un par de cosas: barracas y toros.

Este paso por las barracas fue, con diferencia, el peor de mi vida. Larry y Ana ganaron sendos peluches jugando a los camellos; lo que yo me llevé fue un revuelto estomacal que me duró dos días. Meterse en la jaula de la barca vikinga ya fue una decisión discutible, pero montarse en el Boomerang, una atracción que no para de dar vueltas, fue un error de bulto. No me malinterpretéis: soy un fan de las montañas rusas y sus derivados, pero mi cuerpo en Sanfermines no está para estas cosas…

En los toros, sí que disfruté más. El año pasado, estuvimos viendo a Padilla en Sombra y prometí que debía ver al pirata de nuevo, pero desde Sol. Dicho y hecho. Larry, Arza y yo, principiantes, subimos a la andanada, conscientes de que escuchar un Cumpleaños Feliz era sinónimo de pringue. Así le pasó a un cubano, que iba impoluto, con su camisa, chinos y náuticos. Le cantaron la cancioncilla y, a pesar de sus amenazas, nada detuvo las olas de sangría que le calaron entero. Esta cara se le quedó tras el diluvio rojo. Más listo fui yo. Tras el tercer toro y una tediosa visita al baño, dejé a mis amigos y me senté con unos figuras que llevaban la palabra “hospitalario” grabada en la frente. Venidos desde Salamanca y Burgos, me obsequiaron con los mejores embutidos de la zona, kalimotxo y una agradable y fluida conversación. A su lado, también estaba un capitán de la marina americana, cuya bota, en lugar de estar llena de vino o derivados, contenía Jack Daniel’s. El guiri no se andaba con tonterías.

Parte de la expedición castellana, el capitán de la marina y yo. Al fondo, Larry, con menos fiesta alrededor.

Parte de la expedición castellana, el capitán de la marina y yo. Al fondo, Larry, con menos fiesta alrededor.

Cuatro años atrás, pudimos disfrutar del Mundial en pantalla gigante. Esta vez, España no repitió éxitos, pero vimos en compañía de Carina cómo su país humillaba a Brasil endosándole un 1-7. “Una alemana, aquí hay una alemana, unaaaaalemaaaaana…”, le cantamos. Pobre, con lo timidilla que era… Para entonces, ya había recuperado algo de voz, porque me pasé dos o tres días afónico. Si cuando digo que estoy mayor, no miento.

Aun así, un par de días, empalmé hasta ver el encierro. El primero, con Íñigo. Gran noche por lo Viejo, donde hubo reencuentro con Beloqui, vimos cómo Bea reanimaba a una chica inconsciente, para acabar comiendo un bocata de Kiko’s antes de entrar a la plaza. No sé cómo engañamos a unos guiris y al portero para tener mejores sitios de los que nos correspondían. Desde nuestra privilegiada zona, se nos quedó cara de WTF al ver que han incorporado una kiss cam (y no, gracias a Dios, no nos enfocaron). Después, nos reímos de los borrachos a los que pillaban las vaquillas y para casa, que ya tocaba. Al día siguiente, esta vez con María, también aguanté hasta el encierro, pero ni hubo entrada a la plaza, ni mis fuerzas resistían mucho. Por lo menos, la chica cumplió su promesa de quedarse hasta el encierro algún día…

Entre los anfitriones de este año, no podía faltar Vergara, que abrió su casa para que disfrutáramos del aburrido Argentina-Holanda; casa Arza, donde cayeron Fifas, hamburguesas y postres de su madre; y la casa de la abuela de Ángel, donde vimos los fuegos artificiales desde una privilegiada y posición para acabar deleitados con la comida y la simpatía de Rosa Carmen. Así da gusto.

Tras meses dando la chapa con que nos íbamos al BBK a mitad de Sanfermines, un examen en Madrid nos privó a Larry y a mí de asistir al festival. Una foto de Leyre y una llamada de Cris me acercaron un poco a los conciertos, pero la pena ahí está. Además, en Pamplona, tampoco cayeron los conciertos de Loquillo y Los Secretos. Ratos de verbena y poco más.

Dejamos por un tiempo el blanco y rojo sanfermineros, además de complementos (gorros, gafas, anillos) y nos abandona la plaga de GoPros. El año que viene, más y mejor. Con la promesa de vivir las fiestas durante el día. ¡Ya falta menos para San Fermín 2015!

Nuestro homenaje a MAT, la mejor foto de estos Sanfermines.

Nuestro homenaje a MAT, la mejor foto de estos Sanfermines.

Anuncios

2 comentarios en “Sanfermines desde el YO (IV)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s