Las Nieves del Kilimanjaro

las-nieves-del-kilimanjaro
Me gustan las películas que te hacen pensar. Porque se puede hacer un cineforum sobre si la trilogía de Batman creada por Christopher Nolan debería haber acabado con la muerte de Bruce Wayne (por favor…), pero los buenos debates son los que tratan sobre temas que te pueden afectar a ti.

En una nueva muestra de savoir-faire por parte del cine francés, en Las nieves del Kilimanjaro se nos plantean muchas cuestiones sobre las que debatir. Estoy de acuerdo en que no es la película del siglo, incluso hay muchas técnicas narrativas bastante discutibles, pero el logro de conseguir que el espectador le dé vueltas al coco es innegable.

La película de Robert Guédiguian está inspirada, que no basada, en un poema de Victor HugoLes pauvres gens. Porque, como he dicho antes, en la cinta destaca la trama, más allá de las escenas y las interpretaciones.

[Spoilers a partir de aquí]

Ya desde el comienzo se nos plantean temas sobre los que pensar. No voy a aburriros con mis opiniones porque, además, escribo el post después de ver la película y estos son temas para pensar con tranquilidad y cerveza en mano. Me limitaré a enumerar aquellas escenas que invitan a la reflexión.

  • Después de pasarse toda la vida partiéndose la espalda y todavía con unos años por delante para seguir haciéndolo, Michel, miembro del sindicato, incluye su nombre en la terna para quedarse sin trabajo. Y así sucede. Su cuñado no acaba de entenderlo, como seguramente pasará con varios de vosotros.
  • Te roban, te quedas sin viaje a África, tu cuñada sufre una crisis nerviosa… ¿Vas a perdonar a quien te lo hizo? El comisario, con la manga bastante ancha por cierto, ya alucina con que no le casque un par de porrazos.
  • Y no solo perdonas, sino que adoptas a los dos hermanos de quien te atracó. Valiente.

Mirándolo desde otra perspectiva distinta de Michel y Marie-Claire:

  • Eres Christophe. Te echan del trabajo por un sorteo, tu padre hace años que se fue, tu madre es lo peor del mundo y tienes que cuidar de dos hermanos. Situación desesperada, salida desesperada. ¿Compensa?
  • Eres la madre de Christophe. Tienes tu primer hijo a los 16 años, tu pareja te abandona, conoces a otro, dos hijos más, te quedas sola con ellos. El panorama es desolador, pero los argumentos que le da a Marie-Claire son demasiado patéticos. “Eh, que no tengo todavía 40 años y desnuda parece que tengo 30; todavía puedo darle fiesta al body”. Seriously?
  • Eres uno de los hijos de Michel y Marie-Claire. Asaltan a tus padres y estos, en lugar de tratar de olvidar lo sucedido, adoptan a dos críos, hermanos del ladrón. Más gasto, menos atención a los nietos, tiempo para dos extraños que tú no tuviste en tu infancia…

Y más cuestiones que surgirán seguramente. Imposible llegar a un único juicio de valor. Mérito de Guédiguian por transmitir tantas realidades tan diferentes y tan complicadas.

las-nieves-del-kilimanjaro2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s