Lo Imposible

loimposible

He aquí el estreno de mayor éxito en la historia de España. Me consuela y me devuelve la fe en este país (solo un poco, ¿eh?) que la película de Juan Antonio Bayona se coloque por delante de Torrentes y demás producciones de menor nivel. Y, ojo, que yo he visto a Santiago Segura en la piel de Torrente, pero ni por asomo se me ocurriría pagar una entrada por verlo.

14 nominaciones a los Goya y una a los Oscar avalan también la obra de Bayona. Bien es cierto que, en los últimos años, una nominación a estos premios no garantiza que esa sea una buena película, pero en este caso coincide bastante. Eso sí, creo que meter a Naomi Watts en la terna por conseguir la estatuilla a Mejor Actriz es exagerado. En mi opinión, Marion Cotillard brilla más en De óxido y hueso y se merecía esa plaza entre las cinco candidatas.

A estas alturas, supongo que no quedará nadie sin conocer la trama de la película. Una historia real que, en la pantalla, combina drama y agobio a partes iguales. Me habían advertido de que era una película para llorar y, en su día, leí que mucha gente tuvo que salirse de las salas de cine por el agobio que sufrían al ver algunas imágenes. En mi caso, seguramente por el gran respeto que le tengo al agua, ha habido más de lo segundo.

Cuando acabo de ver una película, me gusta leer las críticas escritas en determinados blogs. Me ha sorprendido mucho leer muchos comentarios negativos sobre Lo Imposible. Los dardos apuntan sobre todo al exceso de drama que insufla Bayona a la cinta, con numerosas escenas que provoquen la lágrima fácil en un público al que se le da todo masticado. A mí no me lo ha parecido, y eso que soy de los que tienen facilidad para generar lágrimas, aunque sí creo que el drama es lo que salva la historia en determinados puntos.

Siendo la historia de una familia española, me habría gustado ver a un elenco de actores de nuestro país, pero es perfectamente entendible que Bayona quisiera tirar de rostros universales para dar más difusión a su obra. Y la elección es bastante acertada. De los 5 miembros de la familia, los dos niños pequeños, Samuel Joslin y Oaklee Pendergast, pasan sin pena ni gloria, aunque es realmente emocionante su reencuentro con su hermano y su padre. Tom Holland, el hijo mayor, sí representa un gran plus. De él dependía gran parte de la película y logra aguantar a la perfección el peso que recae sobre sus espaldas. De Ewan McGregor y Naomi Watts poco hay que decir. Están a su nivel, sin brillar en exceso, pero tampoco es una película para el lucimiento personal. Del resto de secundarios, me quedo con la escena del otro padre de familia que le cede su móvil a Henry (Ewan McGregor). Es, sin duda, una de las partes más emotivas de la película.

No sé si la historia original fue exactamente así o el guión ha variado algo respecto a lo que sucedió, pero es una vivencia extraordinaria. Aunque no hayamos vivido algo así, y puede que nunca lo hagamos, la película consigue meternos dentro y hacer que pensemos en todo momento qué haríamos nosotros en cada situación. Gran logro, gran película.

THE IMPOSSIBLE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s