Los Juegos del Hambre

Queda exactamente un año para que se estrene la segunda parte de esta trilogía, Los juegos del hambre: En llamas (en su versión original, The Hunger Games: Catching Fire). Es por eso que por fin he visto el comienzo de la adaptación cinematográfica de las novelas de Suzanne Collins.

The Hunger Games no deja de ser un compendio de escenas de acción que entretienen durante más de dos horas. Sin embargo, sí que tiene un trasfondo que invita a la reflexión, hecho por el que supongo que han triunfado tanto los libros.

Para quien no sepa de qué va la historia, un vago resumen podría indicar que es una simbiosis entre el concurso Supervivientes y la película El Show de Truman. Todo ello en un ambiente apocalíptico más propio de 1984 o de mi idolatrada Equilibrium, de la que, por cierto, espero escribir algún día.

24 jóvenes, menores de 18 años, llevados a un bosque del que solo puede quedar uno. El resto deben morir. Y todo ello con cámaras. La película, insisto, es entretenida. No pagaría la entrada del cine por verla (por pocas películas lo haría), pero está bien para pasar el rato. No obstante, me quedo con esa reflexión que antes he dejado entrever: ¿un “concurso” así triunfaría en la actualidad? Obviamente, la solución final de que los participantes deban morir queda un poco grande por ahora. Sí, por ahora. Y, si no, al tiempo. Después de haber visto todo tipo de reality shows y con el reciente éxito de programas como Gandía Shore o los tróspidos de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, ya no veo límites de decadencia en la televisión.

Y no nos engañemos. Si ese tipo de programas siguen existiendo es porque se ven. En muchos casos, me incluyo en el de los tróspidos, la gente lo ve para no “quedarse fuera”. No puedes dejar de ver un programa porque en las conversaciones del trabajo del día siguiente (sí, hay gente que tiene trabajo) te quedas fuera de juego. Lo mismo, y más habitual, en el mundo 2.0. Si emiten un programa de dichas características, donde el cubo de palomitas y el afilador de colmillos están a la misma distancia, Twitter se convierte en una carnicería donde el ingenio y la crueldad son las armas más mortíferas al alcance de todos.

Y sí, como solemos hacer todos, lanzo el problema pero no aporto soluciones. Como he dicho, no veo límites para esta decadencia. Pero pensaré. Y, si llego a alguna buena idea, no sé si alguien me escuchará, pero al menos tendré la conciencia tranquila.

Acabando con la película, además de las escenas de acción, aunque se nota el retoque en varias escenas, hay que destacar el buen reparto que tiene. La joven Jennifer Lawrence está llamada a ser una de las grandes estrellas de Hollywood en los próximos años. Y ella no está sola en la película. Son muchos los conocidos secundarios presentes: Wes BentleyElizabeth BanksWoody HarrelsonLenny KravitzDonald Sutherland… Aunque de todos ellos me quedo con el genial Stanley Tucci, que es capaz de brillar en todo papel que representa.

Anuncios

5 comentarios en “Los Juegos del Hambre

  1. (Aviso Spoiler)

    Iker, yo pagué por ir a verla y me arrepentí mucho. Me parece una película del montón del montón. La película es totalmente previsible y estructurada para crear tensión: El pavo se alia con los malos, la niña pequeña muere, la protagonista se pone enferma, su coelga de ciudad la salva, el pavo megamalo se carga a sus secuaces y queda la batalla final entre los tres. No sé. Fuí con mi hermano al cine y a él le flipo, decía que es tensión constante, pero no lo veo así.
    Por último, no creo que lleguemos nunca a ver una muerte en un reality. La sociedad nunca estará preparada para la muerte.(opinión)

    PD: Me ha entrado la curiosidad de ver Equilibriumn. La veré hoy después del SuperValencia. Gracias por la entrada.

    • Totalmente de acuerdo con lo que dices. Hasta los momentos de tensión son previsibles, como cuando al tío le saltan los lobos (o lo que fueran esos “animales”). Pero tiene su gracia. No sé si son los secundarios o qué, pero me parece que está un pelín por encima de las del montón.

      Con lo de la muerte en un reality he exagerado, pero me da miedo pensar en dónde puede estar el límite…

      Y ojito con ‘Equilibrium’. Aviso: solo está en inglés, salvo que quieras escuchar a Christian Bale hablando en sudamericano, lo cual es una HEREJÍA. Es acción total, pero mucho trasfondo. Espero que un humanista como tú sepa verlo. Me duele que en Mendaur ya no se vea una vez al año 😦

  2. Deberías leer los libros. En ese sentido, la adaptación es brutal. Personalmente, me quedo con Woody harrelson como ejemplo de buen secundario. Es cierto que en la adaptación al cne han tirado mucho de Chica-super-mona y chavales-divinos-de-la-muerte; a la peli, le falta un pelín, cierto, pero la verdad, me lo pasé bien.

  3. Pingback: El lado bueno de las cosas | Jungla de Cristal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s