The Dark Knight Rises

La emoción con la que salí ayer del cine no me ha abandonado. Desde entonces, han pasado bastantes horas, pero aún no consigo ordenar todas mis ideas. A pesar de eso, y ya que varios me lo habéis pedido (gracias por leer estas tonterías), diré algo sobre la tercera parte de la trilogía.

The Dark Knight Rises es un final, como se preveía, a la altura de las otras dos entregas del Batman de Christopher Nolan. ¿Es la mejor? ¿Es la peor? No se puede decir, deben concebirse como una trilogía, a pesar de que cada una de ellas es una obra de arte.

Personalmente, me costó entrar un poco en la película porque la vi doblada al español y, después de dos años acostumbrado a la V.O.S., el cambio fue difícil de asimilar. No os preocupéis, que la volveré a ver una y otra vez. Y otra. Y otra.

Son casi tres horas de película, pero no se hacen largas. Conviene, eso sí, refrescar, como he hecho estos días pasados, las anteriores dos entregas de la trilogía: Batman Begins y The Dark Knight. No por peligro de perderse en la trama, ya que Nolan explica todo muy bien, sino para captar el 100% de los detalles. Y, qué coño, porque es la leche ver las tres en días consecutivos.

La trama tiene grandes puntos fuertes, y un final épico digno de la leyenda. Los nuevos personajes están a la altura, nadie puede decir sobre Bane que “es bueno, pero no es el Joker”. No. Tom Hardy tenía ante sí un complicado papel y lo borda. No ya solo por su transformación física (el mazamiento, vamos), sino por su capacidad de expresión con la limitación de tener una máscara que le cubre la mitad de la cara. También Anne Hathaway da la talla en la piel de Catwoman (a pesar de que en la película nunca se utiliza ese nombre). Me ha sucedido como con Heath Ledger: no pensaba que ninguno de los dos sería capaz de conquistar al público con su interpretación. Pero lo hacen. En el caso de Ledger fue aún más admirable por tener a Jack Nicholson como referente. Para Hathaway, la losa de Michelle Pfeiffer y Halle Berry no era, ni mucho menos, tan pesada.

El resto del reparto, como siempre, da el nivel. Sí es cierto que el doblaje le resta poder a la interpretación de Marion Cotillard como Miranda Tate, pero el auge de otros personajes, como el de Joseph Gordon-Levitt, unido a los siempre brillantes Gary Oldman, Michael Caine y Morgan Freeman, hacen que este elenco de actores sea algo prácticamente inigualable.

Y sí. Cómo no, Christian Bale. Ayer le decía a una persona que “el Baleísmo nos muestra el camino: Christian es dios y yo, su profeta en la tierra”. Para los que os preocupáis por mí: cada vez estoy más cerca de creerme esa afirmación. Nadie como él para reflejar lo demacrado que está Bruce Wayne tras ocho años en la sombra. Y qué forma de dar vida a esa caída y, sobre todo, a ese renacer del héroe. Un sabio me dijo ayer que mi crítica no tenía por qué ser imparcial, sino justa. Y así creo que es. Es difícil que yo diga algo malo sobre Bale, pero menuda papeleta tiene el próximo que se atreva a ponerse el traje de Batman…

Porque así es, esta es la despedida de Christian Bale como Bruce Wayne/Batman y, sobre todo, de Christopher Nolan como artífice del resurgir del héroe de Gotham. Atrás quedan, gracias a Dios, las versiones anteriores. Ahora, cuando la gente oiga hablar de Batman, identificarán al hombre-murciélago con la versión de Nolan. El director, ahora tiene la misión de resucitar a Superman, aunque desde el lugar del guionista-productor. Por su parte, Christian Bale, como he dicho en recientes posts, está inmerso en nuevos e interesantes proyectos, junto con actores como Natalie Portman, Ryan Gosling o Casey Affleck.

Espero, y deseo, que se respete la memoria de Batman y que pasen muchos años hasta que alguien se atreva a hacer un nuevo remake. Ah, y gracias, Nolan y compañía, por esta tremenda trilogía.

[A partir de debajo de la foto, solo SPOILERS]

Seguramente, me deje muchas cosas por comentar, así que pondré mis ideas por puntos:

  • La presentación y el desarrollo del personaje de Selina Kyle me parecen perfectos. Siempre quedan dudas, como de dónde saca ese sugerente traje, pero es un personaje que encaja en la trama sin necesidad de calzador.
  • Me encanta que haya un villano que le dé estopa a Batman. Ojo, lo pasé mal en el primer enfrentamiento con Bane, no es fácil ver cómo a tu héroe le dan por todos lados y, prácticamente, le rompan la espalda. Pero era necesario. Ese caer para luego levantarse hace que todo sea aún más gozoso. El flashback del padre de Bruce bajando al pozo con la frase “¿Para qué nos caemos?” fue un gran puntazo.
  • Por un momento, llegué a pensar que Bruce Wayne iba a salir de la cárcel en su primer intento. Por suerte, Nolan no quiso que fuera tan fácil. Se agradece, que las escenas de entrenamiento en la celda han sido, para mí, de lo más motivante de la película.
  • El flashback de Ra’s Al Ghul creo que sobra. La explicación del origen de Bane se entiende perfectamente sin el cameo de Liam Neeson.
  • Miranda Tate. Como he dicho antes, no sé si es el doblaje, pero la interpretación de Marion Cotillard me pareció un poco descafeinada. Para colmo, su traición final no sorprende tanto si conoces el personaje de Miranda Tate. Yo no soy lector de comics, pero sí sabía que Tate era la hija de Ra’s Al Ghul, así que ese cuchillo que le clava a Batman no me sorprendió tanto como al resto del cine.
  • Ya que estamos, el final me gustó. Lo pasé mal en esos dos minutos que van desde que explota la bomba hasta que se intuye que Batman no ha muerto. Parecía claro que Nolan no podía dejarle morir, pero ese “¿y si…?” me taladraba mi mente sin parar. Si hubiera muerto, también habría sido un digno final, incluso más heroico, pero tenía que vivir. Al menos, por mi salud mental. Y ese cruce de miradas final con Alfred mola mucho.
  • Sobre Alfred: es duro ver cómo se separa su camino del de Bruce y la peli pierde algo sin la presencia de Michael Caine, pero ese final ante las tumbas y la posterior escena en el café de Florencia, lo compensan.
  • Echo de menos el batmóvil. El bicharraco volador ese mola, pero me parece excesivo. Al menos, siempre nos quedará la moto…
  • El envalentonamiento espontáneo de los policías es poco creíble. Vale que la presencia de Batman motiva y ayuda, pero macho, que justo antes estabais acojonados. Esto se ve perfectamente con el personaje de Foley. Me alegro de que muera.
  • Me gusta mucho el personaje de Joseph Gordon-Levitt. El policía Blake es una versión joven del comisario Gordon. Tiene su entusiasmo y su fe en Batman. Que fuera Robin puede llegar a intuirse, pero aun así, es un buen cierre a la trilogía. Queda abierto a seguir desarrollando la historia con él, aunque ya sabemos que no pasará.
  • El momento bengala sobre el hielo, el “enciende” y que se vea el símbolo de Batman arder, fue… [insertar calificativo sinónimo de acojonante].
  • Por un momento, pensé que Lucius Fox iba a morir ahogado. Je.
  • Muy grande volver a ver al Espantapájaros, y más como juez.

Seguramente, me dejo muchas cosas, que se me irán ocurriendo estos días y, más aún, cuando vuelva a ver la película.

Anuncios

6 comentarios en “The Dark Knight Rises

  1. A ver, Ikercico.

    Comparto tu entusiasmo con esta última película, pero creo que hay que ser más justos (no imparcial, efectivamente) y admitir que esta tercera entrega no está a la altura de la anterior. Y conste, repito, que en el cine me emocioné como el que más y casi grité en un par de secuencias.

    Los personajes se salen, sí, a excepción del de Miranda Tate. Tú sólo lo apuntas… y es preciso subrayarlo. Aunque Cotillard suela cautivar a la audiencia, aquí desde luego no lo hace por su interpretación. Comenté este punto con unos cuantos a la salida del cine -en versión original, o sea que no se trataba de un problema de doblaje- y todos coincidimos en que su rol languidecía bastante. Hathaway, Bale y Gordon-Levitt me encantaron.

    La banda sonora es épica y, sin embargo, algo excesiva. Realmente hay secuencias en las que Zimmer carga un poco la mano con el volumen, ¿no te parece? Curiosamente, a eso se le opone un buen tratamiento sonoro en partes fundamentales. Ejemplos: la vuelta de Batman en el túnel -persiguiendo a las motos- o a primera lucha entre Bane y Batman, en la que sólo se oyen los golpes de uno y otro, sin partituras musicales que entorpezcan el dramatismo del combate.

    El principal error de la película está, creo, en el montaje y en el guión. Por decirlo brevemente, Nolan debía haberse ahorrado media hora de metraje, y eso es difícil de negar. Ha sido inteligente presentar las tramas de forma coral o paralela, pero hay varias caídas de ritmo narrativo, sobre todo hacia la mitad. Falta intensidad en algunos momentos porque hay partes que simplemente se podían abreviar. Bruce Wayne tarda demasiado en escaparse de la prisión, en mi opinión. Por otro lado, podría enumerar un puñado de frases grandilocuentes que, tratando de emular el efecto que lograron algunas de TDK, resultan bastante artificiales. En cuanto a lo acertado del final, es opinable; a mí tampoco me decepcionó y lo encontré a la altura de las expectativas.

    La campaña viral de TDKR ha sido gigantesca, como hicieron con TDK. Sin embargo, en esta ocasión les salió peor. Me parece que ha habido menos factor sorpresa, no sé si porque en los trailers se enseñó demasiado (a diferencia de TDK) o si porque ya se había avanzado mucha información sobre la historia y los personajes.

    En resumidas cuentas, coincido contigo en que es un cierre buenísimo a una trilogía sensacional: acción vibrante y muy espectacular, protagonistas de altura, historia sólida, fotografía digna de estudio… pero, ¿una obra maestra? No, eso únicamente TDK.

    • Ok, no me atrevía a decirlo tan claramente porque el doblaje, como bien sabes, puede mejorar o empeorar una actuación. Pero ya veo que, en este caso, no hay que cargar todas las culpas sobre él. Con lo que me gusta Marion…

      Muy de acuerdo en lo de la BSO. Es curioso, pero se me ha pasado comentarlo en los tres posts sobre la saga. Es cierto que Zimmer atrapa como nadie, pero en TDKR, se abusa de sus melodías y, como dices, en algunos casos, le ponen tanto volumen que hasta molesta.

      Creo que a Nolan le salió una película de 4 horas y se vio obligado a cortarla por varios sitios. Solo así se entiende que haya cosas sin explicar. Además, a Nolan le gusta detenerse bastante en las introducciones y explicar bien todo. Yo veo bien que se quedara en la prisión más tiempo. Tres intentos y ese “inténtalo sin cuerda” valen la pena. Hay que hacer ver que, si tantos han fracasado, es porque no es una empresa fácil de acometer, aunque una niña lo haya conseguido. Además, ver el entrenamiento de Christian, motiva. Mucho. Y sí se echaron de menos más frases legendarias. Como mucho rescato una que le dice Batman a Catwoman: “Puedes dar más”. Una película donde se habla de vocación. ¡Claro que sí, joder!

      Muy de acuerdo nuevamente en lo del factor sorpresa. Me quedé con la sensación de que, si no hubiera sabido nada de la peli (historia de los nuevos personajes, escenas que se mostraron en los trailers…), la hubiera disfrutado mucho más. Pero bueno, no podía estar tantos meses sin curiosear sobre el filme más esperado de los últimos tiempos…

      TDK es obra maestra, pero yo sigo considerando la saga en su conjunto. Pocas de las grandes trilogías del cine mantienen un nivel tan elevado en sus tres entregas. Porque BB me parece un peliculón también y es la que menos reconocimiento tiene de las tres.

      As always, seguimos en sintonía. Y, como siempre también, gracias por el comentario!

  2. Pingback: Prometheus « Jungla de Cristal

  3. Pingback: Lawless | Jungla de Cristal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s