The Dark Knight

He acabado de ver por infinita vez The Dark Knight y he tenido que pararme un buen rato a pensar qué escribía sobre ella. Y aún sigo pensándolo.

Dudar de la exquisitez de esta película merecería la pena de muerte. Pero es que, si la valoramos conscientes de que es la segunda parte de una trilogía, el gozo es aún mayor. Batman Begins sentó las bases de lo que parecía una saga épica. The Dark Knight no hizo sino confirmar las sospechas. Veremos si The Dark Knight Rises pone la guinda al pastel. Yo creo que lo hará.

Si en la anterior entrega veíamos a un Bruce Wayne que se buscaba a sí mismo y se encontraba, dando origen a Batman, en esta película se nos muestra en su máximo esplendor. Es por eso que le cuesta menos de un segundo deshacerse del Espantapájaros y el punto donde más daño le hace el Joker es su moral: cargárselo cuando va en moto o dejarlo vivir, salvar a Harvey o a Rachel, mantener oculta su identidad o desvelar quién se esconde tras la máscara. Y, aun así, consigue vencerlo.

La moral juega un gran papel en esta película, no solo en la figura de Batman. La otra gran figura que se ve las caras con su ética es Harvey Dent. El “guardián público” de Gotham, esperanza viva de la ciudad, ve cómo su integridad moral se derrumba a consecuencia de la muerte de Rachel. La posible escapatoria para Batman se desvanece como el agua entre las piedras. Por su parte, los habitantes de Gotham —incluso los presos— dan muestra de su sentido del deber (o de su cobardía, según se mire) no detonando las bombas ocultas en los ferrys.

Los personajes que ya aparecieron en Batman Begins siguen cuajando un papel brillante. Sí es cierto que Christian Bale se ve eclipsado por un fenomenal Heath Ledger, pero sabiendo que iba a haber una tercera parte, creo que eso entraba dentro de los planes de Nolan. Ledger superó con creces todas las expectativas metiéndose en la piel del Joker. Tener a Jack Nicholson como referente era una dura losa, pero él supo bordar el papel a la perfección. El Oscar póstumo fue un merecido premio por su labor. Aaron Eckhart, en el papel de Dos Caras, me recordó mucho al personaje que aparecía en los dibujos animados, una buena señal. Y, como ya dije en el post anterior, Maggie Gyllenhaal es muy superior a Katie Holmes.

He leído algunas críticas de aquellos privilegiados que ya han visto The Dark Knight Rises y todas son positivas. No he profundizado tanto como para tragarme algún spoiler, pero todos coinciden en que el final es, con perdón, acojonante. No podía ser de otra manera. Si el de esta segunda parte fue emocionante, el del final de la saga debe ser épico, insuperable.

Mis expectativas para la tercera parte son, además de ese final de leyenda, un Batman que cae hasta lo más profundo para luego resurgir y triunfar. Ya se sabe, ya sea por conocer al personaje o por haber visto el trailer, que Bane es un rival correoso, más fuerte y casi tan astuto como Batman. Habrá que ver el papel de Anne Hathaway, como Catwoman, y mi querida Marion Cotillard, en la piel de Miranda Tate. También habrá un relevo generacional en la policía, de Gary Oldman a Joseph Gordon-Levitt, y parece que la vuelta de Liam Neeson… Muchas cosas.

La curiosidad, o casualidad quién sabe, que he descubierto al volver a ver The Dark Knight es un diálogo donde Bruce Wayne le pide a Lucius Fox una mejora en el traje que le proteja de los perros, siendo la contestación del segundo: “Le protegerá de los perros… y de los gatos”, ¿referencia a la futura Catwoman?

Las perlas de esta película:

“O mueres como un héroe, o vives lo suficiente para convertirte en villano”.

—”Conozca sus límites, señor Wayne”.
—”Batman no tiene límites”.
—”Pero usted, sí”. 
—”Pero no quiero saberlos”.

“A veces, la verdad no es suficientemente buena. A veces, la gente merece más. A veces la gente merece ser premiada por su fe”.

“Él es héroe que Gotham se merece, pero no el que necesita ahora mismo. Así que lo perseguiremos porque él puede resistirlo. Porque no es un héroe, es un guardián silencioso. Un protector vigilante. Un caballero oscuro”.

Anuncios

5 comentarios en “The Dark Knight

  1. En el tema de la moral estoy de acuerdo, pero iría un poco más allá. El Joker en sus conversaciones con Batman le recrimina que sino rechaza cualquier tipo de valores no ganará, y es verdad. Por eso durante toda la película gana el Joker porque no tiene ningún valor. Por otro lado el error en el cae constantemente Batman es en buscar ser querido por todos. Al final de la película Batman se da cuenta de que un hombre enmascarado nunca podrá ser querido por todos. Creo que hay está la verdadera victoria de Batman, no sobre el Joker, sino sobre sí mismo.

    Un saludo.
    Álvaro Martí

    • Gracias por el comentario, Álvaro!

      Efectivamente, estoy de acuerdo con lo que comentas. Para mí, el peligro que tiene esta peli (bueno, la trilogía al completo) es que la emoción puede con mi capacidad de análisis y se me escapan muchos detalles.

      Ayer también me detuve más que en otras ocasiones en esa frase que comentas del Joker y tiene más trascendencia de lo que parece. A decir verdad, hay muchas frases que analizar en esta película… Los hermanos Nolan no dejan nada al azar.

      Ese último apunte sí que se me había escapado. Bruce Wayne es consciente de que no puede agradar a todo el mundo, pero como Batman, no había llegado a esa conclusión.

      ¡¡Qué ganas de TDKR!!

  2. Pingback: The Dark Knight Rises « Jungla de Cristal

  3. Pingback: I’m not there « Jungla de Cristal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s