Un dios salvaje

Para recomendar una película que dura 79 minutos, está protagonizada por cuatro actores y se desarrolla en el salón y el rellano de una casa, hay que estar muy convencido de que es una buena película. Y yo lo estoy.

En Carnage, título original del filme de Roman Polanski, dos matrimonios se reúnen, en principio de manera civilizada, para hablar de la reciente pelea que han tenido sus hijos en un parque. Pero el encuentro desvaría hasta límites insospechados.

La caracterización de los cuatro personajes es muy detallada, cada uno distinto del otro, marcando bien los estereotipos. Christoph Waltz encarna a un hombre de negocios apegado a su blackberry casado y por segunda vez con una mujer, Kate Winslet, muy correcta al principio pero que, con ayuda del whisky, se va desatando. El otro matrimonio lo forman Jodie Foster, una doña perfecta que llega a irritar a todos, incluso a su marido, John Reilly, un vendedor de artículos del hogar que se muestra conciliador en un inicio y que, poco a poco, va pasando de todo.

La película, una obra de teatro en su origen, es guión, diálogo e interpretación. Una maravilla. Un género, la comedia inteligente, que se va perdiendo con el paso del tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s