Los idus de marzo

Por fin se ha estrenado en España The ides of march. Sin haber visto gran parte del resto de nominadas, me parece que esta es una de las grandes olvidadas en la pasada edición de los Oscar. Solamente tuvo una nominación, a mejor guión adaptado, pero merece más.

El talento que se esconde delante y detrás de la película es innegable. George Clooney la dirige, escribe (o adapta, mejor dicho) y protagoniza. Leonardo DiCaprio es uno de los productores, y en pantalla podemos ver a talentos contrastados como Ryan Gosling, Philip Seymour Hoffman, Paul Giamatti, Marisa Tomei y Evan Rachel Wood.

La trama no tiene grandes secretos. Un gabinete de comunicación no vive de grandes decisiones que cambien el rumbo del mundo, aunque a veces lo parezca. No hay un Jack Bauer que salve a la humanidad en 24 horas. Es una campaña política americana, republicanos contra demócratas, como las que podemos ver cada cuatro años.

Y así, sin efectos especiales, se cuenta cómo transcurre la campaña del gobernador demócrata Mike Morris (George Clooney). Todos los entramados, filtraciones, alianzas y demás derroteros que se dan en el día a día. Esa dicotomía entre los multitudinarios debates y los cara a cara, verdaderos ejes de la película. Cuando la historia parece que se va a estancar, hay un nuevo giro. E, incluso lo que no se muestra explícitamente, es intenso. No es necesario ver cómo Molly (Evan Rachel Wood) le confiesa a Stephen (Ryan Gosling) que está embarazada de Morris, o cómo el gobernador despide a Paul (Philip Seymour Hoffman). Se intuye y no hay lugar a equívocos.

Respecto a las interpretaciones, difícil poner un “pero”. No son papeles para brillar, por eso no extraña tanto que no estuvieran nominados a los Oscar, pero dan más que la talla. George Clooney por fin encarna a un (casi) presidente; Ryan Gosling roza la frontera con la inexpresividad, en próximos proyectos le vendría bien un cambio de registro; Philip Seymour Hoffman, impecable en todas sus apariciones; Paul Giamatti y Marisa Tomei cumplen en sus puestan en escena; y siempre es un placer ver a Evan Rachel Wood en pantalla.

Por último, la clave de la película, además de en el propio título, está en las palabras del director de la campaña demócrata, Paul Zara, hablando sobre la lealtad. Su lealtad a la campaña le obliga a prescindir de Stephen y, después, una vez apartado de la campaña, seguirá mostrando esa fidelidad al no despotricar por su destitución. Los idus de marzo, en la tradición romana, corresponden a la fecha en la que Julio César fue traicionado y asesinado. Lealtad y traiciones, el pan nuestro de cada día en las campañas políticas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s