21 gramos

21 gramos es el ejemplo perfecto de drama. Tragedia, angustia, desesperación. Ingredientes que no pueden faltar en ese género cinematográfico y que son los condimentos principales de la película de Alejandro González Iñárritu.

Van a cumplirse casi diez años desde su estreno, fue en 2003, pero su estilo podría ser perfectamente de hoy en día. Ese gran recurso, si se hace bien, de unir a personajes que no se conocen entre sí y que la trama cobre sentido al final. En este caso, los protagonistas se relacionan, pero al cabo de la media hora. Y es curioso, porque prácticamente se resuelven todas las incógnitas que se plantean al comienzo.

Me explico. El inicio de la película es un tanto confuso. Se nos presentan tres grandes historias: la de Cristina (Naomi Watts), una mujer casada y con dos hijas, que parece tener un problema de adicción a las drogas; Paul (Sean Penn) es un enfermo terminal que espera un corazón, mientras que su mujer quiere concebir un hijo aunque a su marido le quede un mes de vida; y, por último, Jack (Benicio del Toro), un ex-convicto que parece haber encontrado el sentido de su vida en una peculiar afiliación religiosa. Esas historias se nos van contando en presente, pasado y futuro. De hecho, la película es todo un flashback, ya que comienza con Paul postrado en la cama de un hospital.

En esa primera media hora, vamos viendo cómo esos tres personajes principales se van a relacionar de alguna forma. Hasta que llega el momento donde se ve claro qué es lo que causa esa unión de los tres. El resto de la película sirve para contar cómo se entrelazan sus caminos. Dicho así puede parecer un tanto extraño. Y lo es. No hay que pensar en una película narrativa, donde todo encaja perfectamente. Los saltos temporales son continuos durante las dos horas. Ya he dicho antes que ese recurso de dar sentido a la trama al final me parece grandioso, y en este caso, que casi todo se desmantela tan pronto, está bastante bien conseguido, pero hace que el resto de la película sea un tanto descafeinado. Eso sí, las interpretaciones son geniales. Tanto que Naomi Watts fue candidata al Oscar a la mejor actriz y Benicio del Toro, al de mejor actor de reparto.

Anuncios

5 comentarios en “21 gramos

    • A mí me ha gustado sobre todo por las interpretaciones. La historia está bien, pero no me acaba de convencer que se sepa tan pronto cómo se va a desarrollar.
      De todas formas, para ser la primera película que veo de Glez Iñárritu, bastante bien.

  1. Suscribo las palabras de Pablico: peliculón. Y no sólo por las interpretaciones, Iker. No entiendo qué tiene de descafeinado saber el final antes de que llegue. Creo que el montaje está logrado.

    Iñárritu tiene muchas buenas obras, pero suelen ser perturbadoras.

  2. Pingback: Savages « Jungla de Cristal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s