El mundo de los sueños

Hace un rato, he estado a punto de tuitear algo como “La cama es el lugar donde más activa está mi creatividad”. Por suerte, antes de darle a ‘publicar’ me he dado cuenta de que la frase tenía varias interpretaciones bastante alejadas de lo que quería decir y 140 caracteres no bastaban para explicarme bien.

A lo que realmente me refiero es a que mi mente va a otro ritmo durante la noche. Y lo digo por dos cosas. Por un lado, están esos momentos antes de dormir. Desde siempre me ha costado conciliar el sueño. No es que sufra insomnio, simplemente se me vienen cosas a la cabeza y no puedo despejarlas todas. De hecho, es habitual que las mejores ideas se me ocurran en esos instantes. Ocurrencias para todo tipo de proyectos (carteles, vídeos, textos…). Ayer mismo fue uno de esos días. Varias horas antes me había devanado los sesos pensando cosas para desarrollar algo (no lo explico porque alguno de los que leerá esto está implicado). Pues bien, fue tumbarme en la cama y diversas ideas cruzaron mi mente. “Vaya chollo”, pensaréis. Pues sí, tiene su parte buena. Pero cuando llevas más de una hora, casi dos, sin llegar a dormirte viene la desesperación.

Por fin me dormí. Y aquí, la segunda parte de mi travesía nocturna. Los sueños. No es la primera vez que hablo de ellos, lo sé, pero es que cada día, o noche más bien, alucino más. Cuando era pequeño, no solía recordar qué soñaba, salvo el típico sueño que se repetía, en mi caso el de que te caes y, cuando vas a estamparte contra el suelo, te despiertas. A medida que he crecido, voy recordando más a menudo qué pasa por mi mente durante la noche. Hoy he sido capaz de conectar un suceso bastante poco importante que me pasó el pasado sábado, con un amigo que vive en Madrid, con alguien que salía en una foto que vi hace dos días, todo ello en una boda. Ah, y una parte en inglés. Y eso es lo que recuerdo, que seguro que ha habido más. Y coño, ¡que no estoy en Inception/Origen! Al menos no tengo pesadillas, hay que buscar un consuelo.

Si escribo este post es por una sencilla razón: liberación. No es la primera vez que se me ocurre publicarlo. El problema es que siempre pienso en hacerlo en un determinado momento: cuando no me puedo dormir. Ahora, mi mente tendrá que buscar otro post que sugerirme cuando no consiga conciliar el sueño. Miedo me da.

Anuncios

2 comentarios en “El mundo de los sueños

  1. Bueno, estás descubriendo un mundo fascinante. Por algo tantos y tantos hombres inteligente se han devanado los sesos intentando descifrarlo, muchas veces en la cama también.

    De todas formas, creo que va por épocas. Me han ocurrido cosas parecidas a las tuyas, aunque al cabo de un tiempo viene una sequía onírica que, más adelante, deja paso a otra temporada fértil. Es, sí, raro.

  2. Ya llevo tiempo descubriéndolo, pero pensé que pararía en algún momento… Interesante y desesperante a partes iguales.

    Al menos, parece que no soy el único. Ya ha habido alguno más que me ha dicho que se siente identificado con el post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s