La vida en serie

Este último año he seguido muchas series. No llego al nivel del maestro Nahum, pero estoy más que satisfecho con lo que veo. Voy a intentar hacer un repaso de todas esas pequeñas obras de arte, siempre desde el punto subjetivo.

Lost

La obra de J.J. Abrams no necesita presentación. Quien más, quien menos conoce la historia de los pasajeros del vuelo 815 de Oceanic que deben sobrevivir aislados en una isla. La historia, llena de suspense y elementos fantásticos que te rompen la cintura, puede gustar o no, pero hay que reconocer que talento sobra.

Uno de sus grandes logros está en los personajes. Es difícil desarrollar una serie sin centrarse en dos o tres protagonistas. Aquí, Jack es el cabecilla del grupo, pero al final de la serie conocemos prácticamente las vidas de todos los habitantes de la isla. De la misma forma, personalmente no sé con qué personaje me quedo. La dicotomía Jack-Sawyer me recuerda (ojo a este símil) a la de Oliver Aton-Marc Lenders. De pequeño, siempre querías que Oliver ganara, pero cuando creces, te identificas más con Lenders. Aquí pasa lo mismo: tu subconsciente quiere que Jack acabe con Kate, pero en el fondo cada uno quiere ser Sawyer. Además de esa paradoja, acabas cogiendo cariño a casi todos los personajes, y las muertes de algunos de ellos son momentos muy duros. Aunque, realmente, lo más duro de la serie fue su final. Seis temporadas después, nos despedíamos de la isla y muchos quedaron tocados por un final que no llegaron a entender.

24 horas

A diferencia de lo que pasa con Lost, esta serie tiene nombre y apellido: Jack Bauer. Ocho temporadas han pasado y el bueno de Jack sigue salvando al mundo in extremis en un solo día. La originalidad del formato le da un plus a la serie. Cada temporada consta de 24 capítulos, donde cada uno de ellos representa una hora en tiempo real, formando un único día.

El pacto de lectura es claro: sabes que Bauer siempre lo conseguirá, por muy inverosímil y rebuscado que sea el argumento. Un must para cualquier amante del cine de acción, las torturas y el ritmo frenético merecen mucho la pena.

Si alguien es capaz de decirme otro papel de Kiefer Sutherland tiene todos mis respetos. Yo puedo aportar un nuevo proyecto: The Confession. Buena pinta.

Mad Men

Una de los títulos top de los últimos años. El mundo de la publicidad en Nueva York durante la mitad del siglo pasado. Una estética muy cuidada donde, por supuesto, no faltan las bebidas y el tabaco. Sí, sí, en el trabajo. Eran otros tiempos.

Don Draper, un talentoso Casanova, es el principal protagonista. Para entender su forma de pensar, este podría ser un buen resumen: ¿Qué haría Don Draper? La promesa de una quinta temporada de la serie alivió a los millones de fans, por mucho que tengamos que esperar hasta los comienzos de 2012.

Fundamental para los que estamos metidos en el mundillo de la publicidad-comunicación y, en general, para todo el mundo. A veces puede resultar un tanto lenta, pero nunca defrauda.

Breaking Bad

El éxito de esta serie no extraña a nadie. En plena cuarta temporada, las peripecias de Walter White y Jesse Pinkman siguen sin bajar el nivel. Bryan Cranston (que también encarnaba el papel de padre en Malcolm in the middle) es Walter White, un profesor de ciencias de instituto, al que le detectan un cáncer. La única vía para pagar el tratamiento que se le ocurre es fabricar y comerciar droga, para lo que se apoya en Jesse Pinkman, un antiguo alumno suyo, drogadicto. Su inexperiencia y el ocultismo con el que llevan todo provoca situaciones muy peligrosas.

Ahora la única duda es cuánto tiempo serán capaces de mantener este alto nivel.

The Wire

He visto tres de las cinco temporadas que tiene la serie y me dicen que la cuarta es la mejor. A las dos primeras les costó arrancar, pero la tercera ya apuntaba maneras desde el principio. Homicidios, droga, política y, cómo no, escuchas. Jimmy McNulty es su particular Don Draper. En el otro lado, el clan Barksdale.

No lo he dicho todavía, pero la versión original subtitulada está más que recomendada en todas las series, pero en esta es totalmente obligatorio. Escuchar la jerga real de los negros de la calle no tiene comparación con un doblaje.

He de decir que tanto The Wire como Mad Men las empecé a ver gracias a un tweet de Xabi Alonso. Cosas de la vida.

Modern Family

Posiblemente, el gran descubrimiento del año. Un cambio total respecto a las series anteriores. Formato sitcom, comedia de 20 minutos. A punto de estrenar la tercera temporada, en la serie se muestra el día a día de una gran familia. Phil y Claire Dunphy con sus tres hijos, por un lado; Mitchell (hermano de Claire) con Cam y su hija adoptada Lily; y Jay (padre de Claire y Mitchell) con su mujer Gloria y el hijo de ésta, Manny. Viendo el piloto se entiende todo mucho mejor.

Difícil quedarse con un personaje, pero Phil Dunphy es superior. Además, tiene un ligero parecido con Christian Bale en las películas en las que sale menos musculado. Además de Phil, mención especial para Jay (el mítico Ed O’Neill).

How I met your mother

El curso pasado, un estudio que hicimos en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra indicó que esta era la serie favorita de los alumnos. Dudo que quede alguien que no haya visto a Barney Stinson en acción. Por cierto, que a Neil Patrick Harris le acaban de poner su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Un quinteto de personajes y un continuo flashback en el que los hijos de Ted (y los seguidores de la serie) quieren conocer cómo conoció se conocieros sus padres. Voy por la quinta temporada y eso que empecé a verla hace pocas semanas.

The Big Bang Theory

Cuatro frikis y una atractiva vecina. A pesar de lo singular que es Sheldon Cooper, esta serie fue claramente de más a menos. Una vez que se conoce la forma de ser de todos los personajes, cosa que no es complicada, las historias pasan a ser predecibles. Se agradecería mucho un cambio radical en esta quinta temporada que están estrenando.

Entourage

Seguramente será la menos conocida de esta lista, pero los que la hemos seguido, echaremos de menos a Ari Gold, Johnny Drama y compañía. Ocho temporadas después, la serie ha llegado a su fin, con el rumor de que en 2013 volverán con una película.

La serie es la vida de Vincent Chase, un joven actor de Hollywood, con su séquito: su hermano Johnny Drama, un actor fracasado; Eric, su mejor amigo y agente; y Tortuga, otro colega que se pasa el día fumando hierba. Además de ellos, está Ari Gold, su representante. Ocho temporadas dan para muchas fiestas, chicas y borracheras. Producida por Mark Wahlberg, los cameos de famosos abundan en todos los capítulos.

No recuerdo cómo empecé a verla, pero su combinación con el resto de series, cierra un círculo del que estoy muy orgulloso.

Game of Thrones

De esta ya hablé hace unos meses. Por su estética no pensé que fuera a engancharme, pero el boom que causó en Twitter me llevó a verla. Una primera temporada excelente, veremos si el nivel sigue en las siguientes.

Band of brothers

Dos veces he visto los diez capítulos que cuentan la historia de la Compañía Easy en la II Guerra Mundial. Si te gustó Salvar al Soldado Ryan, no te la puedes perder.

Prison Break

Fue la primera serie que seguí. Una primera temporada espectacular hacía presagiar que el resto serían parecidas. Pero no. La historia podría haber acabado ahí perfectamente. Las otras tres entregas fueron pura paja, que se tornaron demasiado paranoicas. Mi recomendación es que la primera temporada de Michael Scofield, Lincoln Burrows y compañía es imperdible; el resto, no.

*****

Estas son las series que he seguido/estoy siguiendo en su totalidad. Por supuesto, también podría hablar de Friends, Los Simpson, Futurama… Pero esas las he seguido por televisión, sin ninguna continuidad. Otras series de éxito, como Dexter o The Event, no acabaron por convencerme. Eso sí, se aceptan todo tipo de sugerencias, aún tengo títulos sin investigar mucho, como Fringe, In treatment, The Office, así que vuestras opiniones serán muy bienvenidas.

Por cierto, ayer se celebró la gala de los Emmy. Modern Family y Mad Men fueron dos de los grandes triunfadores, así que no está mal mi criterio.

Anuncios

Un comentario en “La vida en serie

  1. Pingback: La vida en serie (II) « Jungla de Cristal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s