LOSTalgia, un año fuera de la isla

4 8 15 16 23 42. A muchos no les dirá nada esa secuencia de números. Para otros, son recuerdos, experiencias, noches sin dormir. Hoy se cumple un año del final de Lost, una de las mejores series de la historia.

He de reconocer que yo no fui de esos que vieron de madrugada el último capítulo. De hecho, estaba en París disfrutando de unos días de vacaciones. Es más, creo que aún estaba por la segunda temporada, más que suficiente para vivir la fiebre Lostiana.

Como todo producto audiovisual, Lost está sujeto a las críticas. En mi caso, la mayoría serán positivas. Como mucho, puedo discutir algunos elementos demasiado fuera de la realidad, como el humo negro o los movimientos de la isla. Y el final, claro. No soy de esos que se quedaron decepcionados con el último capítulo, pero como decimos en Pamplona, fue muy sin más. No hubo respuestas para todo, así que los seguidores de la serie nos tuvimos que conformar con lo que hicimos a lo largo de todas las temporadas: teorizar. Quien no tuviera una opinión sobre todo, no era un fiel seguidor de la serie.

Además de las teorías, están los recuerdos. El sentirse identificado con un personaje, emocionarse con la trama, desear que pase algo… Vivencias indescriptibles. En mi caso, siempre fui de Desmond, aunque Sawyer era mucho Sawyer. Como momentos favoritos de la serie me quedo con la muerte de Charlie y su “Not Penny’s boat” y la primera temporada. Empezar a ver una serie es un momento difícil, sobre todo si no acabas de enganchar con ella (me está pasando ahora con The Wire). Las comparaciones con otras series son inevitables, aunque en muchos casos carecen de lógica. Como decía, The Wire puede tener similitudes con 24, por ejemplo, pero jamás puedo ponerla al mismo nivel que Modern Family o The Big Bang Theory. Lost es incomparable. Ni por la trama, ni por lo marcados que están los personajes. Precisamente en eso creo que reside gran parte del éxito que cosechó la serie de JJ Abrams. Obviamente, en todos los contenidos de este tipo se analizan y describen los personajes, pero el formato de Lost permite una mayor profundización en ellos. Los vamos conociendo poco a poco, con flashbacks que van revelando parte de su pasado. Vamos conviviendo con ellos en la isla, intuyendo cómo van a reaccionar a determinadas cosas, deseando que hagan esto o lo otro. Como he dicho antes, el grado de identificación de un espectador con uno o varios personajes es muy alto.

Yo acabé la serie en verano. Fue un momento duro acabarla. Como los protagonistas de la serie, continuar la vida fuera de la isla no es fácil. “We have to go back”. Lostalgia.

PD: Para recordar quién es quién en la isla, este excelente gráfico de lainformacion.com.

Not Penny's Boat. No hace falta decir nada más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s