En abril, Clásicos mil

No descubro nada si repito como un loro el titular deportivo de las últimas horas: “4 clásicos en 18 días”. Como diría el amigo Pep, es una p*** barbaridad. En mi opinión, demasiados. Son 3 competiciones, cada una de su padre y de su madre, con distintas cosas en juego, pero al fin y al cabo, hablamos de fútbol. Puede ser el duelo más interesante del panorama mundial balompédico, pero cuando mayo haya hecho su aparición, los aficionados españoles estaremos un poco saturados. Saturados y felices. Al menos algunos. No sé si total o parcialmente, pero alegrías las habrá.

Hablo como culé. A priori, es difícil que se nos escape la Liga. 8 puntos nos separan ahora del Real Madrid, más otro más de goal average. El calendario de los blancos es más complicado que el de los blaugrana, pero no hay que confiarse. Tampoco es cuestión de caer en los discursos pasados de humildad de Guardiola, pero no hay que olvidar que hace dos y tres temporadas perdimos las Ligas nosotros.

La Copa del Rey es la competición que más miedo me da. En ella somos especialistas, pero esa única balanza da vértigo. Somos mejor equipo, practicamos un juego más brillante y todo lo que quieras, pero ese 20 de abril voy a necesitar que algún Celta Corto particular me cuente un cuento para templar los nervios. Partido único, título en juego.

Y la Champions. Salvo catástrofe mundial o susto que se vaya de las manos como el del Betis tras el 5-0 de Copa, tendremos otro Clásico en semifinales europeas. Partido de vuelta en el Camp Nou, Cristiano a una tarjeta de la suspensión y las miras puestas en Wembley.

La gloria o el fracaso esperan a unos y otros. Si el Barça repite el triplete tendrá el aliciente de dejar al Madrid en blanco una temporada más. ¿Fácil? Obviamente, no. Muchos son los factores que entrarán en juego, así que mejor no comerse la cabeza demasiado. Esto es fácil decirlo y muy complicado llevarlo a la práctica, lo digo por experiencia.

Un último consejo: a la hora de ver los partidos, rodéate de gente pacífica y caballerosa, sea de un equipo o de otro. Sobra decirlo, pero respeta a los aficionados rivales. Y, si es posible, no te calientes leyendo a esos expertos que se han autoimpuesto la cátedra futbolística y proclaman sus verdades a través de las redes sociales y las tertulias televisivas. Y vuelvo a repetir: qué bonito queda decirlo y qué difícil será hacerlo. Espero lograrlo.

Anuncios

2 comentarios en “En abril, Clásicos mil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s