Sí, pero no

Hoy he vuelto a tener esa agridulce sensación de quedarse con la miel en los labios. Es un querer y no poder. Saber que hay algo ahí, anhelarlo, pero no poder disfrutar de ello todavía.

Aún sigo vibrando con el sorteo de Champions que hace una hora escasa comenzaba en Ginebra. Arsenal-Barça, Lyon-Madrid, Valencia-Schalke y otros cinco enfrentamientos que me sé de memoria desde que las caprichosas bolas dictaban sentencia. Hasta aquí, todo normal. Lo malo, lo trágico, lo cruel es que dichos partidos no se jugarán hasta dentro de dos meses. Tenemos que esperar a mediados de febrero para disfrutar del espectáculo Champions.

Algo parecido me sucedió ayer. Me enteré de que Christian Bale estaba nominado a los Globos de Oro, aunque no será hasta dentro de un mes cuando se hagan públicos los nombres de los ganadores. Y ya me voy preparando para cuando sean las nominaciones de los Oscars…

Y esa sensación la vivimos cada día. Al ver el trailer de una película, escuchar el adelanto de una nueva canción de nuestro grupo favorito o llevar más de un mes esperando a ver el Informe Robinson de “Campeones del mundo”, que se emitirá en Navidad.

Nada más que comentar. Sólo he escrito esto para quitarme el mono de Champions de la cabeza. Creo que algo he conseguido. Aunque va a ser echar un vistazo a mi TL de Twitter para volver a entrar en vibración. En el fondo es pura adicción, lo reconozco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s