Reflexiones de un día de Champions

Después de esta jornada de Champions, bueno, media jornada mejor dicho, me gustaría hacer unas reflexiones en blog alta. No es que sean grandes pensamientos, pero con 5 minutillos libres en el trabajo es para lo que me da.

Lo primero es que eso de dividir la Liga de Campeones en dos semanas es una basura. Sí, hay más opciones de ver más partidos, pero no sé, se pierde la esencia de la competición. Es como dividir una jornada de liga en dos semanas. Además, hay gente que aún no se ha enterado. Ayer, viendo el partido del Real Madrid, uno preguntó tres veces si no echaban el del Barça. “Juega la semana que viene”. Ni caso.

No voy a negar que la eliminación del Madrid me alegra. De hecho, me alegra mucho. Por respeto, ayer no lo celebré públicamente, sólo vía sms con otros culés que estaban viendo cegados sus ánimos de celebración. Lo cierto es que no pensaba que el Olympique de Lyon fuera a eliminar a los blancos, pero el planteamiento de uno y otro equipo llevó a unos al éxito y a otros a lo mismo que los cinco años pasados. Sin embargo, lo que más me preocupaba durante el partido de ayer era no ver a Lisandro en el Mundial. No tenía ni idea de qué país era, ahora me han dicho que es argentino, no sé si es verdad, pero sea de donde sea, espero que ese país no esté tan desesperado como para llevarlo al Mundial. Menudo matao.

Otra de mis alegrías de ayer fue el pase (¡y menudo pase!) del Manchester United a cuartos de final. Un parcial de 6-2 a un Milán desconocido. El ManU, mi tercer equipo, con Wayne Rooney, el grande entre los grandes, como gran estrella es una de las grandes amenazas en esta Champions League. Y es que el Barça, que espero que no defraude en el partido de vuelta frente al Stuttgart, no lo tiene mal para revalidar título. Depende de si el Chelsea remonta frente al Inter de Milán, pero quitando al dueto inglés, ni Arsenal, Bayern, Sevilla, Lyon o Girondins (presumibles cuartofinalistas) no tienen que suponer peligro para el conjunto de Pep. Es verdad que el juego culé no es tan brillante como el del año pasado, pero el equipo sigue siendo ideal y la calidad es indudable. La cuarta Copa de Europa puede caer este año. ¿Y qué mejor escenario que el Santiago Bernabeu?

PD: me uno a esos que claman hoy (madridistas, culés y futboleros en general) contra el MARCA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s