Jugadores de alquiler

Hace poco vi un artículo en un periódico titulado “Jugadores de alquiler“. La foto que ocupaba la noticia era similar a la que he puesto en el post. La noticia no era la más importante del día pero me entró la curiosidad y le eché un vistazo. Ante un título así y la imagen de los chinos adictos al ordenador no caben muchas opciones. “Probadores de juegos” pensé, pero conforme leía la noticia la cosa iba más allá.

Los chinos de los que se hablaba (no es por ser racista, sé que estaría mejor decir orientales) trabajaban por turnos de 12 horas en un juego online para alguien que los había contratado. El susodicho empleador occidental ha contratado 70 personas que trabajan en dos grupos todo el día, con el único fin de conseguir más puntos para poder avanzar en el juego. Además, lo que les paga es una cifra ridícula: 5 dólares por las 12 horas que pasan frente a la pantalla.

La noticia puede provocar la risa, pero si profundizamos en los acontecimientos podemos comprobar que es algo un tanto triste. Y no me refiero solo al hecho de que haya alguien que contrate a otros en semejantes condiciones porque, queramos o no, estamos bastante acostumbrados a ver gente que trabaja bajo estas condiciones y aun peores. Lo que me asombra cada día más es el auge que tienen los juegos online. Cada vez es más el número de personas que aparca su vida por unos momentos y se sumerge en otra identidad en la red. Está más que superada esa época en la que la gente se metía en chats y mentía sobre su apariencia física o su edad. Ahora hemos llegado al punto de que uno puede crearse una vida paralela que, poco a poco, deja de ser tan ficticia. Existen casos de gente que ha perdido dinero, mucho dinero, por meterse de lleno en juegos del estilo de Entropia.

No quiero soltar una moraleja final ni nada por el estilo, porque yo paso bastante tiempo frente al ordenador por diversas cuestiones, pero creo que es muy triste abandonar total o parcialmente la propia vida para sumergirse en otra en internet. La vida hay que vivirla ya que, como decía el centenario Josep Mascaró en el anuncio de Coca-Cola, al final nos va a parecer muy corta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s